obligado solidario

Se suele confundir el concepto de “fiador” o “aval” con Obligado Solidario.

La diferencia entre estos conceptos es el alcance que tiene cada uno de estos y además de la materia a la que pertenecen.

Por ejemplo, el “aval” es meramente mercantil, es decir, que se utiliza para títulos de créditos como lo son pagarés, letras de cambio, cheques, etc. Por su parte el “Obligado Solidario” pertenece a la rama del derecho Civil y si bien funge similar a un “aval” es totalmente diferente en cuanto a las obligaciones que este tiene.

¿Qué es un obligado solidario?

Se da cuando una persona “responde” por la obligación que tiene una persona deudora hacía otra persona, de igual forma se puede dar que ambos respondan por la obligación hacía la persona que tiene el derecho.

En palabras más simples, el obligado solidario se está comprometiendo a cumplir con la obligación en caso de que el deudor inicial no cumpla con lo pactado.

El Código Civil Federal en su artículo 1989 contempla el pago de los obligados solidarios de la siguiente forma:

Artículo 1989.— Cada uno de los acreedores o todos juntos pueden exigir de todos los deudores solidarios o de cualquiera de ellos, el pago total o parcial de la deuda. Si reclaman todo de uno de los deudores y resultaré insolvente, pueden reclamarlo de los demás o de cualquiera de ellos. Si hubiesen reclamado solo parte, o de otro modo hubiesen consentido en la división de la deuda, respecto de alguno o algunos de los deudores, podrán reclamar el todo de los demás obligados, con deducción de la parte del deudor o deudores libertados de la solidaridad.

Como bien lo dice el Código Civil Federal, se puede tener más de un obligado solidario y se le puede cobrar a todos por igual.

Si un solo obligado solidario cumple con la totalidad de la obligación o en su defecto deuda, todos los implicados quedan liberados de la obligación, inclusive el deudor principal.

¿Qué pasa si yo pago la deuda?

Si tú pagas la deuda como obligado solidario, solo te libras de la responsabilidad pactada, y puedes exigir el pago correspondiente al deudor inicial, si existiera más de una persona, también puedes solicitarles el pago a ellos, ya sea completo o proporcional a la deuda que tú pagaste.

¿Cómo me hago obligado solidario?

A comparación del “Aval” en los títulos de crédito, la mayoría de estos ya cuentan con el apartado de “aval” donde el futuro aval deberá de firmar para convertirse en este.

Sin embargo, como se trata de materia civil referente al obligado solidario se debe de establecer dentro del contrato celebrado que genere la obligación de este.

Por ejemplo, cuando hablamos de un contrato de arrendamiento se establece una cláusula dónde se señala quien será el obligado solidario en caso de que el arrendatario incumpla con lo pactado en el contrato.

¿Es bueno ser obligado solidario?

Es recomendable solicitar un obligado solidario para “garantizar” el pago de lo pactado, de esta manera podrás estar un poco más seguro de que si el deudor inicial no paga, el obligado solidario lo hará por él.

¿Cuál es nuestra recomendación?

Es recomendable nunca ser un obligado solidario, puesto que tú serás el que respondas en caso de que esa persona no cumpla con lo pactado, tú pagaras por él y de igual forma estarás obligado por la ley para que se haga valer tu compromiso.

Lo mejor es no serlo, no importa que tanta confianza, cariño y cuanto tiempo lleves conociendo a la persona, es mejor evitar conflictos en el futuro.

Tal vez podría interesarte nuestro artículo que habla sobre el Derecho al Tanto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido esta protegido por las leyes mexicanas de derechos de autor.
Ir arriba
Hola, ¿Te puedo ayudar en algo?
o escanea el código